FOMENTANDO EL MERCADO DE ALQUILER A TRAVÉS DE LA LEY DE ARRENDAMIENTOS URBANOS

Una de las actuaciones que tanto arrendadores como arrendatarios estaban esperando es la modificación de la Ley de Arrendamientos Urbanos de 1994, que sigue siendo el marco regulador básico del mercado de alquiler  y que ha sido objeto de diversas modificaciones en búsqueda de la tecla justa que permita reactivar el mercado de viviendas en alquiler de una manera consistente. Ahora toca otra vuelta de tuerca.

El Gobierno Central quiere movilizar 3 millones de pisos vacíos ante una situación de sobreoferta y una demanda incapaz de acceder a la vivienda por la vía de la propiedad. En España hay un parque de 25 millones de viviendas, con un aumento de 4 millones desde 2001, y sólo 1,8 millones están en alquiler.

Para movilizar el mercado de alquiler, se han propuesto unos objetivos en el Anteproyecto de Ley de Medidas de Flexibilización y Fomento del Mercado de Alquiler de Viviendas:

Flexibilización del mercado de alquiler para lograr una dinamización del mismo

  1. Reforzamiento de la seguridad jurídica
  2. Mejora de la regulación del procedimiento de desahucio
  3. Establecimiento de estímulos fiscales

Entre otras, destaca la medida “estrella” que el propietario pueda recuperar el uso de la vivienda  en caso de necesidad, con un aviso de un mes de antelación sin tener que pactarlo con el inquilino. Lo que puede generar una notable inseguridad en el arrendatario que puede verse “desalojado” con un mes de preaviso.

Y, por otra parte, al inquilino se le ofrece también la posibilidad de dejar la vivienda con aviso de un mes sin tener que cumplir los plazos del contrato.

Además se reducen a la mitad los plazos fijados para las prórrogas de los contratos de arrendamiento, pasando de cinco a tres años, y la prórroga tácita que pasa de de tres a un año.

De esta forma, la Ley sólo amparará a los inquilinos para que permanezcan en la vivienda durante cuatro años, en lugar de ocho.

Este tipo de actuaciones limitan la seguridad y estabilidad social de los inquilinos que pueden verse en la calle en un brevísimo plazo de tiempo. Además no tiene sentido limitar el tiempo del contrato si luego se posibilita la rescisión del mismo en cualquier momento.

En términos de seguridad jurídica, se verá si las garantías para el arrendatario quedan suficientemente respaldadas puesto que contratos sin firma de plazo no parece, a priori, una buena manera de fomentar el alquiler.

Algunos expertos manifiestan su contrariedad ante esta nueva normativa que puede producir un aumento de oferta de inmuebles en periferias, zonas no consolidadas y costa, ya que, para incentivar el alquiler sería necesario que se haga una apuesta clara por la fiscalidad para inquilinos y protección del propietario.

Otra de las novedades que incluye la nueva normativa es que si el contrato se inscribe en el Registro de la Propiedad, se agilizan los plazos y procedimientos judiciales en caso de impago, acortándose de manera significativa el proceso de alzamiento de la vivienda.

Esta medida, sin embargo, se queda corta puesto que debería ir irremediablemente acompañada de la necesaria dotación de personal para hacer frente a esos plazos. Si no, será una medida sin repercusión real.

Para más información:

http://www.idealista.com/news/archivo/2012/05/11/0448405-el-gobierno-anuncia-fuertes-cambios-en-la-ley-del-alquiler-de-vivienda

Share and Enjoy:
  • Print
  • Digg
  • StumbleUpon
  • del.icio.us
  • Facebook
  • Yahoo! Buzz
  • Twitter
  • Google Bookmarks

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *