Aprobada la nueva Ley Hipotecaria

El pasado mes de Abril el Blog del OVV se hacía eco de la Proposición de  Ley de medidas para reforzar a los deudores hipotecarios, reestructuración de deuda y alquiler social, o más comúnmente conocida como la nueva Ley Hipotecaria. Poco ha cambiado su articulado desde entonces, destacándose entonces y ahora, que la demanda de imponer la dación en pago sigue sin instaurarse en el ordenamiento hipotecario.

Las hipotecas que se firmen bajo el amparo de la nueva Ley, sin embargo, sí van a ser algo distintas a las anteriores:

  • No podrán concederse por un plazo de más de 30 años ni cubrir más del 80% de la tasación
  • Hasta el tercer impago no se podrán iniciar los procesos de ejecución hipotecaria
  • Se limitan los intereses de demora a un tope de tres veces el precio del dinero (actualmente, en torno al 12%)
  • La venta de la vivienda en subasta no podrá ser por menos del 75% del valor de tasación. Si queda desierta, que es lo que normalmente ocurre, el banco se la puede quedar por el 70% del valor de la subasta (no el 60% como hasta ahora).
  • Si una vez subastada no se consigue saldar la deuda con el dinero obtenido, el hipotecado puede saldarla si en los siguientes 5 años satisface por lo menos el 65% del montante pendiente o en 10 años el 85%.
  • En el caso de que el banco venda el inmueble ejecutado en los 10 años posteriores a su adjudicación, si se producen plusvalías, el 50% de éstas disminuirán la deuda del afectado.

También se recogen medidas sociales temporales como que se impide el desalojo durante dos años para las personas en riesgo de exclusión social.  En estos casos, la Ley impide que se proceda al lanzamiento que culminaría con el desalojo de estas personas.

En esta ley se recoge también la modificación del procedimiento ejecutivo, ya que, si el juez aprecia la existencia de cláusulas abusivas en los contratos, puede parar el proceso de desahucio.

Adicionalmente, la Ley incluye un mandato al Gobierno para que emprenda las medidas necesarias para impulsar un fondo social de viviendas destinadas a ofrecer cobijo a aquellas personas que hayan sido desalojadas de su vivienda habitual por el impago de un préstamo hipotecario. Este fondo, en teoría, debiera movilizar un amplio parque de viviendas, propiedad de las entidades de crédito.

En resumen, es una Ley que no ha atendido las fuertes presiones sociales que sobre ella se han realizado , con iniciativa popular incluida.

En este sentido, el presidente del Banco Central Europeo (BCE) Mario Draghi también considera que la Ley tiene otras lagunas importantes como la regulación de la renegociación de las condiciones hipotecarias como paso previo, e incluso, sustitutivo, a la ejecución, más allá del Código de Buenas Prácticas. Es decir, establecer y regular perfectamente un protocolo de actuación bancaria y que tenga en cuenta las condiciones económicas y sociales de las personas afectadas. El modelo de Draghi es el irlandés, cuyas medidas lograron paralizar los desahucios en aquel país, en un contexto muy parecido al caso de España.

Más información:

http://www.boe.es/boe/dias/2013/05/15/pdfs/BOE-A-2013-5073.pdf

http://cincodias.com/cincodias/2013/05/27/mercados/1369675054_934499.html

 

Share and Enjoy:
  • Print
  • Digg
  • StumbleUpon
  • del.icio.us
  • Facebook
  • Yahoo! Buzz
  • Twitter
  • Google Bookmarks

Los comentarios están cerrados.